martes, 2 de noviembre de 2010

Es tan blandito que quiero morir!

El puente ha terminado de un modo muy muy relajado.

Sorprendentemente el sábado en el cumpleaños de Dan, NoChu no paraba de pedirse gintonics y estar tan fresco. A mi, con mi tercer vodka, ya se me tornaban los ojos.

Esa situacion os aseguro que no es la normal.

Volvimos sobre las 3 que eran las nuevas 2 (como eso de que 'los 30 son los nuevos 20'... si claro!) y la verdad es que el domingo estuvimos perreando casi todo el dia

Fuimos a ver "Gru, mi villano favorito" y aunque me dormi unas 3 veces la peli me gustó. Los Minions (los muñecajos amarillos) son un puntazo pero el personaje es Agnes, la pequeñaja, que con estas tres maravillosas frases se lleva la película de calle. La peli es muy infantil y aunque está llena de puntos sueltos el conjunto de la peli es un poco flojo. Los efectos en 3D estan bien coseguidos, sobre todo los de la montaña rusa (excusa mala de guión para sacarle partido) y los de los título de crédito que son espectaculares. Pero no merecen la pena para la peli, la verdad. Un 6.

Luego a cenar con la Pili y a sobar! Señoras que se acuestan a las 12 un sábado domingo (pero que parece un sábado) con los rulos puestos.

El domingo lunes por la mañana a NoChu le dio por reordenar y limpiar mi habitación. No le gustaba donde estaba la cama. Ni la cantidad de pelusas que habitaban con nosotros, claro. Y bueno, ahora está todo reluciente y aparentemente con más espacio. Al final creo que me ha convencido el cambio. Lo que sí que no me convencerá jamás es eso de limpiar CD por CD, libro por libro, figurita por figurita, toda la estanteria. Soy un poco guarro y no tengo paciencia, que le vamos a hacer!

Fuimos a comer al VIPS (porladiosa! es como ir a tomar un café al Starbucks! Te quitan la sangre por una mierda de comida!!! NUNCA MAS!!!!!) y aunque pensábamos salir a correr Morfeo nos lo impidió y caimos presa de una super siesta.

Si no llega a ser porque mi amiga Mery habia vuelto de su viaje de novios de Japón y me apetecía un montón verla no nos habríamos ni duchado. Acabamos en Casa Fidel. Todo muy rico y el ambiente muy agradable pero un pelin pelín caro. Pero merece la pena.


Publicar un comentario en la entrada